28 diciembre 2009

ME PARECE QUE PINTI ESTÁ PARA MÁS...

BUENOS AIRES, 28 DE DICIEMBRE DE 2009.- La periodista Teresa Batallanez, a quien no conozco, publica una nota en la revista La Nación de este domingo que me parece interesante, precisa y muy atinada.

El título que le puso es “El valor de decirnos la verdad” y en ella hace afirmaciones tales como “El abuso de la respuesta automática va creando una atmósfera gris, insípida, neutral, donde conviven el permanente ‘está todo bien’ con el método del disimulo, de la mentira piadosa, de la verdad a medias, de no decirlo todo, de quedarse con una parte de la verdad. Sus usuarios se refugian en una falsa idea de bondad o de buenas intenciones mientras se desligan de la responsabilidad que a todos nos cabe frente a la verdad. ‘Ya se va a dar cuenta solo’; ‘que se lo diga otro’; ‘la vida se encargará’. Mentira. Padres, hijos, profesionales o ciudadanos: todos tenemos una responsabilidad importante frente a la verdad”.

El resto de la nota no es menos interesante ni tiene menor sustancia que este párrafo, sino que por el contrario hasta incorpora con mucho talento algunas pequeñas dosis de humor que la hacen todavía más atractiva y mucho más clara.

No es la primera vez que me encuentro con notas de estas características en la revista del diario La Nación. Algunas las ha escrito también Batallanez, otras son de Gabriela Navarra y hasta me encontrado con buenas reflexiones del ex Rector de la UBA Guillermo Jaim Etcheverry.

Sin embargo, me parece que hay dentro de la misma revista algún espacio de opinión que no está a la altura de las notas de esta gente que mencioné más arriba.

Son las notas de Enrique Pinti.

Me parece que el querido Pinti, ese actorazo que suele deleitarnos con su sátira política, cuando deja de actuar y se pone a escribir hace agua…

Lo sigo desde siempre y, en los últimos tiempos, empecé dos cosas que no me gustaron.

La primera es un creciente resentimiento.

La segunda es la recurrente caída en lugares comunes.

Creo que el rol de Pinti es mostrar, con una pizca de ese humor ácido que lo caracteriza, las cosas espantosas que ya forman parte de nuestra vida cotidiana. Desde la posición privilegiada en la que se ubica en tanto es a la vez un hábil e implacable humorista, un agudo observador de la realidad y un hombre sensible a las preocupaciones de la gente.

La reflexión que espero de él no es “Está claro que el dinero, las grandes fortunas y las logias y asociaciones que integran ese gigante formado por pequeñas minorías privilegiadas (muchas veces ocultas y disimuladas por sociedades que se dicen anónimas pero que son identificables, y que se hacen llamar de responsabilidad limitada, pero no tienen límites claros) forman entretejidos sociales de estrecha vinculación con los políticos de turno y con ‘fuerzas vivas’ (vivísimas, diría yo), que no sueltan la manivela del poder por siglos y siglos”.

Me parece que Pinti está para más.

post signature

8 Comentarios / DEJÁ EL TUYO:

Fernando Bustelo dijo...

Pinti siempre me pareciò un pelotudo que no hace mas que decir lo obvio agregandole groserìas.

Carmen Maria Perez dijo...

y de cada tres palabras que pronuncia cuatro son soeces, si alguien necesita de ese lenguaje para hacer reir, no tiene merito

Dana Dagostino dijo...

se pasa ,, con las palabras(malas) pero tiene mucho talento y dice cosas q todos pensamos y no las decimos !!en españa es un idolo cosa q me extraño x lo rapido q habla ?lo entenderan

Lucio Ezequiel Silva Zambrano dijo...

Estimado Juan Carlos: si bien Pinti es un tipo ingenioso, y de un humor ácido, qué esperabas que dijera..?? : es coherente con su ideario político...!!!!!!
Recuerdo, cuando dió sus primeros pasos en TV, DURANTE EL GOBIERNO DE "LA DICTADURA MILITAR", me parecía un gordo GAY, gracioso....luego expresó "il suo vero pensiero"...

Gaston Lorenzo dijo...

Salsa Criolla, no?????

Guillermo Mosso dijo...

Juanca..disculpas por disentir. Para mi Pinti siempre fue aburrido y lleno de lugares comunes. Creo que su mérito fue decir en una época, cosas en voz alta que muchos pensaban y callaban. Pero en esa épcoa no se corrían los riesgos que otros sufrieron. El Gordo Pinti es un fenómeno netamente porteño, que a fuerza de repetirse, aburre y no innova, pero que armó su propia leyenda. Respetable, pero poco risible. Al menos para muchos pajueranos del interior

Juanqui dijo...

:)

Juan Waimberg dijo...

como el enunciado de es que te parece? ahi me mando.
Pinti esta para mas, definitivamente son lugares comunes todo lo que dice, la verdad no se que le pasa al tipo.
Lo de verdad a medias....es una verdad que la verdad es a medias.Esta mas que que claro que los hechos dejaron de existir en general, si no que existen interpretaciones de los mismos.Despues en lo particular hay verdades, pero tambien hay gente que las cuestiona.Estaria bueno que LA NACION tambien este para mas.Por que esta cada vez mas pobre y superficial.Habla de que una familia puede ir a Punta del Este con un alquiler de USD 4000 estando a 6 cuadras del mar.
El pudor es una virtud, aparte hay pocos tipos que laburen en la NACION salvo directivos, periodistas estrellas que puedan vivir en ese micromundo.No digo que se vuelva un pasquin.Si no que adopte un poco de PUDOR, si hay un publico que banca las 4 lucas, OK...pero la edicion de la NACION la encontras en cualquier bar.Publicalo en una revista de nicho, que se yo.....siempre hubo mas poderosos.
Aristoteles hablaba de aristocracia por la gente que no necesitaba hacer referencia a sus habitos de consumo o que evitaba centrar sus cuestiones en eso (aunque despues vayan a punta del este).

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

Encontrame también en: