26 enero 2009

EL MEJOR EJEMPLO QUE ESCUCHÉ SOBRE LA DIFAMACIÓN

Anoche fuimos con mi mujer al cine a ver "La duda", con Meryl Streep y Philip Seymour Hoffman.

La película es muy recomendable. Es una adaptación al cine del libro "Doubt, a parable", de John Patrick Shanley, ganador del Premio Pullitzer en el año 2005 y, en la próxima entrega de los premios Oscar, competirá en las categorías de Mejor Actriz (Meryl Streep), Mejor Actor de Reparto (Philip Seymour Hoffman), Mejor Actriz de Reparto (aquí tiene dos nominaciones, la de Amy Adams y la de Viola Davis) y Mejor Guión Adaptado.

En lo personal, me gustaron particularmente los sermones de Philip Seymour Hoffman, que representa el papel de un sacerdote irlandés, en una escuela privada religiosa para niños, en los Estados Unidos, a principios de los años '60.

Si bien la trama de la película no hace al tema de la nota, el segundo sermón de Seymour Hoffman trata un tema que siempre me interesó, no sólo personal, sino también profesionalmente: la difamación.

En su sermón, Seymour Hoffman cuenta la historia de un sacerdote que recibe a una mujer que quiere consultarle si "chismear" ("gossiping", dice la señora en la historia) es o no un pecado por el cual deba confesarse.

El sacerdote enfáticamente le dice que sí y ella de inmediato manifiesta estar arrepentida y le pide su absolución.

Luego de reflexionar, el sacerdote le dice que le dará el perdón cuando ella cumpla con una tarea que tiene para encomendarle: "suba al techo de su casa con una almohada y un cuchillo y, una vez arriba, rompa toda la almohada".

Ella rápidamente cumple con la tarea y regresa a la iglesia en búsqueda del perdón a su pecado.

Cuando llega el sacerdote le pregunta que ocurrió cuando ella destrozó la almohada. "Cientos de miles de plumas saltaron para todas partes!", contesta ella.

"Bien -le dice él- para terminar la tarea ahora quiero que recojas todas esas plumas y vuelvas a colocarlas dentro de la almohada".

"¡Eso es imposible...!", contesta ella casi gritando. "¡Pueden estar en cualquier parte!"

En ese momento, el sacerdote con una media sonrisa le dice "vez, eso es 'chismear'...".

Cientos de veces escuché el nombre de Joseph Goebbels, el Ministro de Propaganda de Hitler, y su famosa frase "miente, miente, miente, que algo quedará", para hablar del efecto de las mentiras y del efecto de la difamación.

Pero creo que este sacerdote irlandés representado por Philip Seymour Hoffman fue definitivamente mucho más gráfico y contundente que cualquier otra explicación que haya escuchado antes.

Una calumnia, una difamación, una mentira que pone en tela de juicio el buen nombre y el honor de una persona, es como una almohada que se destroza desde el techo de una casa.

Las plumas que llenan esa almohada saltan para cualquier parte y llegan a los lugares más lejanos y más insólitos.

Contrarrestar eso es virtualmente imposible...

Un hombre que es estafado, tiene que empezar de nuevo. Un hombre que es insultado, enfrenta un calificativo que casi siempre carece de contenido concreto. Un hombre que es asesinado, muerto está. Quien sufre la calumnia y la difamación puede llegar a convertirse en un muerto en vida...

No soy abogado, pero siempre me llamó la atención que la Justicia no castiga tan duramente como debiera a la calumnia y a la difamación.

Incluso quien ha sido calumniado y difamado tiene muchas veces que demostrar que lo que se dijo no es cierto, no sólo para lograr alguna condena legal para su victimario, sino además para lograr el perdón de una sociedad que por lo general presume culpable.

"La duda", con la siempre impresionante Meryl Streep y con ese actorazo que es Seymour Hoffman, me hizo volver a pensar en el asunto.

Que tema no...?.

23 Comentarios / DEJÁ EL TUYO:

Gabriel Zanotti dijo...

Excelente!

Juanqui dijo...

Gracias Gabriel!. Un abrazo.

Alejandra Ferhmin dijo...

muy bueno!

Bea Cippitelli dijo...

Excelente y mas que real!!!. Ojala muchas pensaran de esa manera...

Juanqui dijo...

Gracias Ale!

Juanqui dijo...

Gracias Bea!

Soledad Vignolo Mansur dijo...

Muy bien escrito y con mejor contenido. Beso

Juanqui dijo...

Gracias Soledad x el comentario!

Silvia Paola Lynch dijo...

Gracias! tendre que ir a ver la pelicula :)

Juanqui dijo...

A vos x el comentario!

Carlos Miceli dijo...

Excelente tu post. Bárbaro el tema, que de hecho da para demasiado, no te parece? Es muy complejo. Es algo que uno ve permanentemente en el periodismo deportivo. Una piñata de chimentos que terminan afectando la credibilidad y prestigio de sus involucrados.

No tengo nada que refutar, estamos de acuerdo, y te felicito. Lo mismo por tus dos posts anteiorres que recién hoy pude leer.

Un saludo!

Juanqui dijo...

Gracias Carlos!.

Silvia J dijo...

Juan Carlos:
Excelente nota!. Sigo tus articulos con mucho interes.
Un abrazo,
Silvia.

gabriela jurevicius dijo...

Juanqui, La duda, que es una obra de teatro se estrenó el año pasado en Buenos aires con Susu Pecoraro y fabian vena en los protagónicos.
Fue tan , pero tan buena, que no me animé a verla en cine en esta versión por miedo a desilucionarme. Qué loco, no? Lo de quecís de la difamación es absolutamente cierto.
Un saludo!

Juanqui dijo...

Gracias Silvia x el comentario y x seguir la notas!.

Juanqui dijo...

Gabriela: Gracias x el comentario!. Me la perdí... Ni siquiera sabía que había estado acá en teatro... :-( Buen dato. Te mando un beso. JQ

Tomas B dijo...

Juan. Como siempre interesantes sus post. Tambien creo que tu arraigambre conservadora te lleva a tener razón en un contexto diferente al que vivimos.

El chisme mi querido Juan, no es ya tan danino. POr varias razones, la primera porque ya hay tanto, y en tan grandes cantidades que como lo indica la economia estan my devaluados.
Lo segundo y mas importante es que para que dañe un chisme, debe dañar la dignidad de alguien. Y eso mi querido cada vez importa menos.

Vamos por casos, Wanda Nara, Bambino Veira, Roviralta, que se yo, la lista enorme que no se los difamo, sino que probaron sus conducatas y no solo no importa, sino que los hace mas famosos.

Cuando la dignidad no es necesaria para la aceptación social, la capacidad de daño del chisme es muy baja. Por eso si bien tenes razón, el tema no es relevante.

Abrazo, Tomas

Juanqui dijo...

Qué honor tener un comentario de semejante personalidad!. Gracias Tommy!!.
Respecto del comentario, jamas me atrevería a polemizar con tan reconocido economista y periodista, pero creo que lo que decís aplica sólo a la farándula... y de Argentina.
Me parece que el concepto de la nota es aplicable a todo, menos a la farándula..., de Argentina.
Pero puedo estar equivocado...
Abrazo grande y gracias de nuevo x el comentario!.

Tomas B dijo...

my dear, queres ejemplos, de politicos, empresarios, sindicalistas, profesionales??

mas bien creo que es al reves, son mas la excepciones que les importa esto, creo que el tema le importa a pocos, es, por lo tanto socialmente irrelevante.

Asi que no da para mas, jaja

Juanqui dijo...

Listo!. Asumamos que podés tener razón... Abrazo!. ;-)

gaviota689@hotmail.com dijo...

No hay nada mas triste y doloroso que ser difamada por el padre de tus hijos, despues de 20 años de casados y de estar sola con ellos en las enfermedades, en sus graduaciones, en sus inicios de clase yo sola con ellos, para q cuando el se viniera con nosotros despues de 10 años, el creyera lo que le dijeron y lo q vio le parecio lo que le decian...asi es esta vida...pero sigo adelante a pesar de todo no me rindo...

Anonymous dijo...

:*perfecto

Anonymous dijo...

si esta wuenoso eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee k hermoso.........................................................

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

Encontrame también en: