10 diciembre 2008

"CHAPEAU" DOCTOR ALFONSÍN...!

No voté por él.

No me atraía su discurso.

No podía separar al supuesto "moderado" de la campaña de 1983, del Alfonsín que peleaba contra la Linea Nacional de Ricardo Balbín, con propuestas como "nacionalizar la banca y el comercio exterior".

No me alegré cuando ganó...

De hecho, en sus 6 años de gestión, creo que nunca lo sentí "mi Presidente"...

Estaba indignado con el radicalismo, con la gente que no se decía radical pero lo había votado, con esa suerte de "antiperonismo" inexplicable para alguien de mi edad, que podía sentirse en el aire.

De hecho dejé la Universidad Católica e ingresé a la Universidad de Buenos Aires para sumarme al proyecto de UPAU, que impulsaba Carlos Maslatón y que podía "escupirle el asado" a la Franja Morada radical.

Después de 25 años, en los que crecí, aprendí a valorar mejor las cosas y seguramente también maduré un poco, debo decir que lo respeto. Y mucho.

Está claro que Raúl Alfonsín fue un obsesivo defensor de un sistema. Más allá de lo instrumental, más allá de las cuestiones urgentes que muchas veces juzga la gente, como por ejemplo la marcha de la economía, él se había propuesto como objetivo sentar las bases de "una democracia que durara 100 años".

No sé si lo pensaba con el siempre a la cabeza. Después de haberlo visto actuar políticamente cuando ya no estaba en el gobierno, creo que no. Creo que realmente le importaba el sistema.

No quiero hacer en esta pequeña nota un análisis de su gestión. Ni loas, ni críticas.

Quiero recordar que hace 25 años este señor se ponía al hombro la tarea nada simple de gobernar el país, después de una muy poco feliz combinación de peronistas poco iluminados con militares bastante torpes.

No sé realmente si se le asignaban posibilidades ciertas de éxito.

Pero el Dr. Raúl Alfonsín jugó fuerte.

Creo que hizo lo que con honestidad creía que debía hacerse. Creo que avanzó todo lo que pudo. Creo que no tuvo grandes claudicaciones.

Y así como creo que su gobierno dejó muchas, pero muchas asignaturas pendientes, creo que también que lo menos que merece es un "muy bien, aprobado".

En serio.

Yo, seguramente uno de los más "antiradicales" entre los "antiradicales", creo que ese gobierno fue exitoso.

Obviamente lo digo desde una distancia que permite un análisis más desapasionado, menos emocional y seguramente más justo.

Hace poco dije que si Alfonsín hubiera ganado en algún país de Europa hubiese sido un gran presidente. Por la manera en que funcionan los sistemas.

Pero ganó acá. Y así y todo piloteó el barco lo mejor que pudo. Y 25 años después del día que se puso al hombro esa tarea de sentar una sólida base para el sistema en el que creía, seguimos acá. Con la Constitución vigente, con los poderes organizados, eligiendo representantes, cometiendo decenas, cientos, miles de errores, pero en un sistema democrático que no es cuestionado como tal.

A pesar de todo...!.

Confieso que varias veces en los últimos años, hasta me sentí orgulloso cuando este señor, al que nunca había sentido como "mi Presidente", se mostraba en el mundo y se lo señalaba como un ex-presidente de mi país...

"Chapeau" Dr. Alfonsín...!.

11 Comentarios / DEJÁ EL TUYO:

Gustavo Gesualdo dijo...

Excelente nota, con la que estoy totalmente de acuerdo.

Juanqui dijo...

Gracias Gustavo x el comentario!

Diego Brande dijo...

Juan Carlos, mientras leía tu nota me fui sintiendo conmovido. Es así como lo siento hoy a Alfonsín. Lo tengo en mi más alta estima. Es el único estadista que tuvo la Argentina en las últimas décadas. Un hombre que sentó bases para la posteridad, sin ambiciones personales, con honestidad y gran humanidad. Una gestión llena de errores pero con un caudal de fuerza democrática y de refundación institucional que realmente nos puso en camino para una larga vida democrática. Lástima que después de él no vino ningún otro estadista. Chapeau Raúl Alfonsín! Gracias Juan Carlos por ponerlo en palabras.

Juanqui dijo...

Muchas gracias a vos x tu comentario!. Un abrazo. JQ

Victoria Lavitola dijo...

Interesante la nota.
Naci en el 83 con Alfonsin y me enorgullese, fue un gran presidente, es un gran hombre y una gran persona. Pienso y siento que nadie lo puede igualar.

Juanqui dijo...

Gracias Victoria x tu comentario!

Victor dijo...

Quien te ha visto (u oido, o leido) y quien te ve.
Pero como dije la semana pasada, hoy reafirmas que llevas juntas la inteligencia y la honestidad.
En un rato estara en la web mi comentario sobre estos 5 lustros de democracia en un pais del que me fui, pero no abandoone, hace un lustro
Victor

Juanqui dijo...

Gracias otra vez x tu (y tus) comentarios!. Es verdad..., la gente cambia. Y en este caso, nobleza obliga!.
Espero ver tu comentario!. Pasame el link o la URL de tu blog.
Abrazo!.

Rafael E. Beltramino dijo...

Juan Carlos, tu nota habla bien de vos, pero no la comparto. No hay nada como la muerte o su cercanía para mejorar a la gente, dijo Borges. No olvidemos que Alfonsín encarceló a personas sin estado de sitio, que hizo celebrar elecciones en estado de sitio, que intentó perpetuarse en el Tercer Movimiento Histórico y para eso quiso cambiar la constitución para reelegirse. No lo hizo, por su incapacidad manifiesta no por sus convicciones democráticas. Y "last but not least", nos regaló con un pacto despreciable y para asegurar cargos para su partido, la reforma de 1994. Alfonsín es idéntico a los peronistas, sólo que más inepto que la mayoría.

Juanqui dijo...

Gracias Rafael x el comentario. Lo que decís es totalmente cierto, pero mi punto es ponerlo a Alfonsín en contexto. Aunque veamos esto diferente, creo que es muy importante que alguien destaque lo que ponés acá. Un abrazo, j

Matu dijo...

Gracias
Gracias
Gracias

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

Encontrame también en: