27 noviembre 2008

¿ESTADOS "ATEOS" O ESTADOS "LAICOS"...?

Hace un par de días, el diario El País, de España, publicó una nota titulada "Los ateos se hacen fuertes".

Según el diario español, "los no creyentes se organizan para frenar la beligerancia de las religiones y su poder en el Estado".

Como el título y la afirmación con que el diario empezaba la nota me hacían algo de ruido, leí atentamente el contenido y algunos comentarios que encontré en Internet, entre ellos lo que Martín Varsavsky, un argentino que vive en Madrid, publicó en su blog.

Confieso que me sorprendí por el surgimiento de lo que el diario llama "algunas campañas ateístas", como por ejemplo la que ya está implementándose en Gran Bretaña, a través de una vistosa publicidad en colectivos de transporte público (que son privados, aclaro), que dice "Probablemente no hay dios, así que deja de preocuparte y disfruta de la vida".

Puede parecer algo naif, pero ciertamente es una buena campaña y seguramente cumpla con el objetivo que se propusieron los que la están implementando. De hecho, parece que algo similar ya está previsto hacer en la ciudad de Washington DC, en los Estados Unidos.

Ahora, respecto del tema en sí, no termina de cerrarme es la idea de impulsar un "Estado ateo".

Lo que me dió finalmente "una punta" para encarar este tema fue una frase de Varsavsky: "...aunque yo también creo que es baja la probabilidad que Dios exista, si existe lo que creo que es bajísima es que sea de tal o cual religión".

En su frase el muestra que no es un "no creyente", ya que le asigna a la existencia de un Dios una probabilidad baja. Claramente no es practicamente. Y diría, por ésta y otras frases de la nota de su blog, que descree que las religiones.

¿Cuál debe ser la actitud entonces del Estado para que un creyente como yo y alguien que se define como se definió Varsavsy, seamos respetados y se nos asegure poder creer o no en algo y eventualmente practicar o no alguna religión?.

Mi respuesta es que el Estado debe ser "laico", no "ateo".

En un Estado laico, la mayor o menor importancia de las religiones en la sociedad está dada por el trabajo que éstas desarrollan en la captación de fieles y en la difusión de sus mensajes. No en el apoyo de un Estado que se declare "confesional".

¿Por qué no un Estado ateo"...?.

Estrictamente hablando, el "ateo" no cree en la existencia de ningún Dios. Incluso hay definiciones que hablan de los "ateístas" como los que sostienen la no existencia de Dios alguno.

Personalmente no me parece positivo que por definición el Estado no crea en la existencia de ningún Dios o incluso sostenga que no existe ningún Dios. Tampoco creo que el Estado deba tomar una posición religiosa. Como Estado, no tiene que creer ni dejar de creer. No debe ser ni "ateo" ni "confesional". No es esa su función.

En esta materia, el rol del Estado, que no es menor, es asegurarse que sus ciudadanos puedan ejercer su culto, cualquiera sea, con absoluta libertad.

No tomo el término "ateo" en sentido peyorativo, ni mucho menos. Respeto al que no cree. Pero no quiero un "Estado ateo" para el cual no es posible la existencia de ningún Dios y, consecuentemente, las religiones carecen de sentido.

Es una opinión...

7 Comentarios / DEJÁ EL TUYO:

Gonzalo Revilla Cornejo dijo...

El articulo 2 de la Constitución, establece que El Gobierno federal sostiene el culto católico, apostólico, romano. Yo creo en ese culto, y creo que es lo mejor para mis compatriotas; pero no es un tema de opinion cuando de creencias se trata ...

Silvina Frias dijo...

Soy católica apostólica romana ( por convicción) pero coincido que el Estado debe ser Laico. Un Estado Ateo es incapaz de garantizarnos libertad de culto pero tampoco es función del Estado imponernos una determinada religión...Tema interesante sobre el que la gente opina poco y sólo "acata" decisiones tomadas por otro....

Juanqui dijo...

Gonzalo, Silvina, gracias x sus comentarios!

Santiago B. dijo...

Me pareció excelente tu post. Claramente es tan "incorrecto" que un Estado escoja una religión por sobre otras como que se defina ateo y por ende tome posición sobre el tema de la existencia o no de Dios. Vos definís muy bien el rol del Estado sobre el tema.

A mí en la Argentina todavía me choca que en muchos espacios "de Estado" como el Congreso, la Casa de Gobierno o la Corte Suprema, igual que en muchas dependencias de menor nivel, se exhiben símbolos religiosos de una religión en particular. Tenemos mucho camino por recorrer aún para tener un Estado laico en nuestro país, al estilo de Uruguay por ejemplo.

Juanqui dijo...

Gracias Santiago x el comentario!. Es un buen punto el tuyo. Ya evolucionaremos...

Anónimo dijo...

un estado ateo no cree en dios y por lo tanto le importa un carajo lo que un religioso aga con su vida, no va a intentar impedírselo. No creas que se impondria el ateismo ni nada. No somos como los numerosos estados religiosos que han existido que pueden llegar a quemar vivos a aquellos de una postura distinta.

http://elcerdocapitalista.blogspot.com/ dijo...

El Estado en cuanto a religión ha de ser, cuando menos, apático...

* El apateísmo sostiene que la existencia (o no) de dioses o deidades no es en ningún sentido relevante.
* El escepticismo se basa en la duda, por lo que sólo afirma que nada se puede afirmar (valga la redundancia).
* El agnosticismo sostiene que, para el ser humano, es inaccesible todo fenómeno que escape de la experimentación (como la existencia de “seres superiores”).
* El ateísmo niega la existencia de dioses o de una “realidad divina”

Si el Estado educa, la religión se extingue...

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

Encontrame también en: