05 agosto 2009

LA POLÉMICA POR EL NÚMERO DE DESAPARECIDOS

Graciela Fernández Meijide no hizo más que decir algo que en Argentina está prohibido siquiera insinuar, que es que ninguna de las listas de personas desaparecidas durante el último gobierno militar llega a 10.000 personas.

Inmediatamente le saltaron a la yugular.

El Secretario de Derecho Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde, la comparó con algunos "epígonos del terrorismo de estado, como Mariano Grondona o Cecilia Pando".

La Diputada Nacional por la Coalición Cívica, e integrante de a Comisión de Derechos Humanos y Garantías de ese cuerpo, Elisa Carca, dijo que está "negando la realidad".

La titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, evitó criticarla de manera directa, pero sostuvo con firmeza que las personas detenidas y desaparecidas entre 1973 y 1983 son más de 30.000, y explicó que "por aquel entonces jerarcas importantes de las Fuerzas Armadas señalaban que 'habría que asesinar 30.000 militantes', por lo que el número no es inventado".

Hace poco, en un post en que hablé sobre el destrato al que fuimos sometidos todos los argentinos por el candidato presidencial uruguayo, José Mujica, surgió a la hora de los comentarios, el tema de los desaparecidos.

Me parece que las reflexiones que hice en ese momento son válidas.

Hay episodios en la vida de los países que son dramáticos y que no deben ignorarse ni olvidarse.

Sin embargo, además de establecer responsabilidades para que cada cual asuma su parte de culpa, es necesario saber tomar cierta distancia del tema para poder mirarlo de manera desapasionada.

Esa actitud nos permite no sólo sacar mejores conclusiones, sino también aprender de lo que haya ocurrido.

Al mirar desapasionadamente los años '70 en Argentina, aprendí que nunca más hay que dejar que las cosas legue tan lejos.

No hay que permitir que la guerrilla llegue a donde llegó, ni hay que permitir que el estado reaccione como reaccionó.

Aprendí también que la muerte es un drama, sin importar de que lado venga la bala.

Y entre las tantas conclusiones que pude sacar, posiblemente la más importante en que no tiene sentido tratar esos hechos como si ambos bandos todavía hoy siguieran peleando.

Esto aplica para el nazismo, para la masacre de los armenios perpetrada por los turcos, para la persecución de los negros en los Estados Unidos, o para la guerra interna que vivió nuestro país en los años '70.

Pero repito, sin permitir que se eludan aquellas responsabilidades que pudieran caber, es importante el ejercicio de reflexionar para poder aprender y, a partir de allí, lograr que ese tipo de cosas no vuelvan a repetirse.

Dicho esto, tengo que confesar que me sorprende el debate que se generó entre Fernández Meijide, Duhalde, la diputada Carca, o Estela de Carlotto.

¿Qué importancia tiene si fueron 1.000, 10.000 o 30.000 las personas que uno de los bandos dice que fueron detenidas y desaparecidas por el otro bando?.

¿Alguno de los personajes que participan de esta polémica pretende insinuar que casi 10.000 personas desaparecidas no es un número relevante?.

¿El secretario Duhalde, la diputada Carca, o la señora Carlotto suponen que si no todo el mundo coincide con la cifra de 30.000 desaparecidos, lo que ocurrió en los años '70 es menos dramático?.

La verdad es que me parece una discusión bastante estúpida...

Y cierro con una reflexión aparte sobre las afirmaciones del Secretario de Derechos Humanos de la Nación.

Según Duhalde, los dichos de Fernández Meijide causan "regocijo entre quienes hacen esfuerzos por disminuir la dimensión de la tragedia argentina".

Para este funcionario, "la cifra de 30 mil detenidos-desaparecidos no es arbitraria y es el producto de diversas variables".

Lo que no sabe es cuáles son esas "variables".

Pero tiene en claro que no son las listas de la CONADEP, del Grupo Fahrenheit, del Centro de Estudios Legales y Sociales, o de su propia Secretaria.

Tampoco son los listados de familias que reclamaron las leyes reparatorias.

Simplemente son 30.000...

Vuela muy bajo este secretario.

Creo que el puesto le queda grande.


post signature

6 Comentarios / DEJÁ EL TUYO:

Sandra Mora dijo...

La polemica me parece una porqueria, lo importante seria aprender de los errores y usarlos para creces y ser cada dia mejores. Pero me parece que estamos bastante lejos de ese camino.

Liliana Rosa Turrini dijo...

Anoche Fernandez Meijide no le respondió a Pepe Eliaschev en Canal 26 sobre las víctimas como Paula Lambruchini. Y a Eliaschev se le pasó repreguntar al respecto.

Dana Dagostino dijo...

es muy dificil dar una opinion ,,sin ser catatalogado,,de estar de un lado ,,u otro, creo q el numero no importa , hubo muertos ,, de ambos lados ,,y habria q dejarlos descansar, en paz, ya nada se puede ,,hacer!!solo vivir el presente ,, si no no se avanza,!!seguiremos estancandos !!en lo mismo????

Clara Scagliarini dijo...

Excelente reflexión Juan Carlos!

Alejandra Silva dijo...

Muy bueno!
El tema es que, desde mi humilde punto de vista, en este caso la lucha sigue... Solo que se dió vuelta la tortilla...
Y creo que la única forma de pacificar es terminar con esto de los 2 lados!!!
Lo que no está resultando muy sencillo al parecer...
Beso

Juanqui dijo...

Gracias Clara!. ;)

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

Encontrame también en: